Presentacions treballs de Matilde Obradors i Carlos de Gredos

Matilde Obradors i Carlos de Gredos presenten els seus treballs a CACiS

La soledad y las semillas. Matilde Obradors

1/8/ · 16/8 – 2019

A lo largo de doce años, he colaborado con Espacio Guía (Canarias) en proyectos sobre arte, territorio y sostenibilidad desde una perspectiva transdisciplinar. Los últimos años he desarrollado acciones performativas sobre nuestra relación con la comida, el significado de la mesa del comedor y las emociones que implica. Son una reflexión sobre el modelo alimentario actual, las semillas intervenidas, el trato a los animales, la perdida de biodiversidad, el ecofeminismo… (estudio/taller Livemedia).

Ahora, en base a todo este trabajo previo, estoy realizando un documental: La soledad y las semillas, en el que trato la conciliación entre lo privado y lo público, entre lo íntimo y lo externo.

Durante mi estancia en el Cacis, he conocido a agricultores que recuperan semillas, esparcen la biodiversidad y defienden la soberanía alimentaria. Su lema: “No híbridos, no transgénicos, libres de propiedad intelectual”. He grabado los huertos y los paisajes.

He hecho caminatas diarias, observado el entorno, recogido semillas y plantas; y, sobre todo, me he confrontado con la soledad; la fragmentación que siento en ocasiones. “¿Y cómo puedo reunir mis pedazos? ¿No es aquí donde entra en juego el arte?” (Laing, O. La ciudad solitaria. 2017). ¿No es aquí donde entra en juego la naturaleza? Por eso he hecho una acción en el paisaje, para agradecerle todo lo que me ha dado en este viaje que es, transitar la soledad.

He trabajado encima de una gran mesa, que llamo “La mesa de los días”, que a modo de diario muestra todo lo que he observado, desarrollado, sentido y pensado durante mi estancia en el CACIS e ilustra sobre cuál es el contenido del documental.

YO SOY UN ÁRBOL

Proyecto de Residencia para CACIS de Carlos de Gredos

En el árbol están representados, simbólicamente, todos los mundos.

La palabra árbol es una de las que anagramáticamente contienen mayor riqueza, llegando a hermanar, labor, albor, labro y borla.

Jung afirma que el árbol posee cierto carácter bisexual simbólico, lo que se expresa en latín por el hecho de que los nombres de árbol sean de género femenino, aun con desinencia masculina *.

«Vi, pi, fi». Significa en catalán, vino, pino y fin. Con una botella de vino del lugar amarrada al tronco de un pino, tendrá un desarrollo en espiral.

Buscaré cuatro pinos que su base se acerque al cuadrado, para construir una pirámide con cuatro varas de avellano desde el comienzo del tronco. La idea es pasar una noche haciendo vivac en el centro de esta figura geométrica, con toda la carga de referencias que tiene del más allá y de transformación  de la estructura molecular de todo lo que permanezca dentro. Hecho corroborado hasta con una patente ya de uso público.

La noche del 15 al 16 la pasaré de pie pegado a un árbol. Es noche de Luna Llena. La pasaré desnudo desde las 23 h hasta la 7 h. Montaré tres cámaras de vídeo en 120º y en algún momento de la noche las tres grabarán al unísono. También habrá registro fotográfico.

Con estas obras seré un poco más árbol de lo que ya soy.

* Jung, C. G., Transformaciones y símbolos de la libido, Buenos Aires 1952.

Viernes 16 d’agosto a las 19;30

Lugar CACiS El Forn de la calç

Carlos de Gredos

Matilde Obradors

No Comments

Post A Comment

diecinueve − 16 =